Miércoles, 01 de Octubre del 2014 | “ Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático “
Buscar:
ORL
Infraestructura
Linea Anticorrupcion
BOLETA DE PAGO
CONTRALORIA

usuario: clave:                                             
Información Prensa

NOTA DE PRENSA Nº 72-2010-INPE

Desde hace 11 años es agente en una de las cárceles más grandes de Bogota

 MAESTRO DE WU SHU COLOMBIANO RECOMENDÓ PRACTICAR ARTES MARCIALES A COLEGAS DEL INPE 

Es instructor físico de la escuela de formación del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) de Colombia. Sus reflejos están programados para reaccionar ante circunstancias difíciles frente a internos recluidos por pertenecer a los cárteles del narcotráfico o las fuerzas de las FARC. 

Su nombre es Wilson Rincón Méndez (35) es maestro en artes marciales, licenciado en educación física,  y en su visita a nuestro país recibió capacitación en Wu Shu (artes deportivas de China) en la federación peruana de este deporte oriental, a fin de perfeccionarse y mejorar su servicio en las cárceles de su país. 

Wilson labora como agente penitenciario en la Cárcel Nacional Modelo en la ciudad de Bogota, la cual alberga unos 5,100 internos. Según comentó, en su país hay centros penitenciarios (para sentenciados) y centros carcelarios (para procesados). 

Arte que salva y protege

El Wu Shu le ha salvado la vida en muchas oportunidades, por ello recomendó a sus colegas peruanos la práctica de esta arte marcial, y en general, el deporte para tener una vida sana y en  buenas condiciones. Cuenta que en setiembre del 2001 tuvo que poner en práctica sus habilidades en una situación extrema. 

“Hace 9 años tuve un problema con un interno que tenía entre 35 y 40 años, medía un metro y 75 de estatura. Se puso agresivo por su dependencia a las drogas. Quería salir del pabellón y no se lo permitimos con mi compañero. Entonces sacó una navaja de su boca y amenazó con hacerse cortes y lo hizo en su brazo izquierdo para obligarnos a abrir la reja e irse a la  posta, lo cual era mentira ya que quería comprar el alusinójeno. Al ver que no accedimos, nos  amenazó con herirnos e infectaros, pues tenía sida”, dijo el instructor. 

El maestro tuvo que intervenir y con una patada en la zona intercostal separó al interno de su compañero que en un forcejeo intentaba mantenerlo a distancia con su vara de reglamento. Luego de caer contra una malla, el malhechor llamó a sus compañeros de pabellón al sentirse vencido, pero ya un grupo de agentes del INPEC se presentó para dar su apoyo y controlar la situación. 

“Creo que el haber sabido actuar de esa manera nos evitó ser contagiados del sida y de una situación peligrosa”, concluyó con calma Wilson Rincón al recordar esta experiencia. “Uno debe tener una reacción adecuada a pesar de que hay miedo al comienzo, pero uno debe estar preparado para ello”, acotó. 

Una recomendación saludable

De la misma manera recomendó a INPE que implemente las artes marciales entre sus servidores ya que la seguridad en los penales no es una actividad cualquiera, sino una de alto riesgo. Por ello, sería bueno que haya un reentrenamiento. “En nuestra legislación colombiana se indica que debe haber entrenamiento diario entre los funcionarios de todos los penales, y dentro de ello están la defensa personal.

Dónde aprender Wu Shu

En Perú hay una federación de Wu Shu donde uno puede ir para aprender este arte marcial. También en el colegio Chino Juan XXIII, ubicado en el distrito de San Miguel hay un maestro muy avanzado, Benjamín Gutiérrez, quien fue a estudiar en la universidad de Beijing en China. La universidad Católica también tiene un taller.

Wilson confesó que tiene el sueño de ir a China y hacer una maestría en Wu Shu, ya que allí es considerada toda una carrera profesional. “Es bueno tener sueños y no sólo quedarse como agente penitenciario”. 

Finalmente, el agente colombiano comentó que se lleva un grato recuerdo de Lima, donde pudo visitar el barrio chino (Calle Capón) y también el penal de Lima, donde intercambió experiencias con su director Julio Portilla en una entrevista en su despacho. El servidor le hizo un presente y le entregó un paquete de delicioso café colombiano y una pieza de chancaca, a fin de endulzar la bebida. Wilson tuvo la oportunidad de realizar una visita al interiior del penal y apreciar el tratamiento realizado por los profesionales del INPE.

Al final concluyeron que el intercambio de experiencias de ambos países puede ayudar a mejorar la  seguridad y la rehabilitación de las personas privadas de su libertad.

Lima, 04 de setiembre del 2,010

De manera simultánea se iniciaron las celebraciones por el Día de la Primavera en los penales de Huánuco y Pucallpa, donde cincuenta internas particip...
El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y el Centro Internacional de Estudios Penitenciarios (ICPS) realizan el primer curso denominado " Desar...
Indescriptible es apreciar en los 67 establecimientos penitenciarios la pasión que el arte envuelve en los privados de libertad, pese a las dificultad...
Con el propósito de establecer una adecuada cultura de prevención y protección contra los riesgos laborales, accidentes, incidentes y enfermedades pro...
Alumnos de inicial y primaria de la institución educativa del caserío Casivococha (región Ucayali) están muy contentos pues a partir de este mes podrá...
Más de 71 mil internos a nivel nacional se beneficiarán con la firma de un convenio entre el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y el Sistema Int...
 
Links de Interes

ORSM
IV Curso de Instructores

COMUNICADO LEGAJO
visitas challapalca Inpe
plan estrategico Inpe
Videos Inpe
ECOEFICIENCIA
tbc
EQUIPO DE BENEFICIOS
PROCURADURIA
MAC
LAVANDERIA MONICA
BUENAS PRACTICAS EN GESTION PUBLICA 2011   PERU PROGRESO PARA TODOS
Jirón Carabaya N° 456 - Lima - Perú.
Central Telefónica: 426-1578 / 427-0492 / 427-1184 / 426-5831
Portal INPE: www.inpe.gob.pe webmaster@inpe.gob.pe
 
Despacho del Procurador
Solo asuntos de Defensa Juridica del Estado
Pasaje Adolfo la Jara N° 234
Teléfono y fax: 444 - 0885
 
Website desarrollado por:
Oficina de Sistemas del INPE – Julio 2009
Copyright ©